Pescadores de Durán, afectados por la inseguridad en el Río Guayas

0
325
Pescador del Recinto La Unión, en Durán, se traslada hasta la Caraguay.

La inseguridad que se vive en el país también se ve reflejado en el Río Guayas y es allí donde diversos pescadores del cantón Durán han sido víctimas de asaltos por parte de los piratas.

Este es el caso de los pescadores del Recinto La Unión quienes mencionan que se sienten inseguros al salir a realizar sus actividades de pescas. “La mayoría de las personas que estamos aquí nos han robado los motores, las embarcaciones. Estamos endeudados”, menciona a EL FERRODIARIO,  Eduardo Villanueva.

En este lugar la principal actividad económica es la pesca. Son alrededor de 120 familias que habitan en el recinto y se ven afectados por lo peligroso que se torna el salir a pescar al Río Guayas.

El último robo lo sufrieron hace una semana. Una embarcación con aproximadamente 10 personas y fuertemente armados desvalijaron a 16 botes que se encontraban pescando donde se lograron llevar desde la mercadería, las herramientas de trabajos y hasta los motores.

 

Los pescadores de este recinto han optado por realizar sus labores a tan solo 2km del muelle de donde zarpan. “Ya tan solo nos quedamos por aquí. Tenemos temor de ir más adentro a pescar”, dice un pescador mientras se encuentra realizando su actividad cerca del recinto y por su integridad, prefiere no dar su nombre.

Modo operandi de los piratas

Un equipo periodístico de EL FERRODIARIO salió con dos pescadores a navegar el Ríos Guayas. Cerca del Recinto. Al consultar sobre cómo es el modo operandi de los piratas, los pescadores supieron manifestar que primero les dan vueltas.

Luego llegan en la embarcación con 10 personas aproximadamente que apuntando con el arma se les apegan a los botes pequeños para robarles. Las embarcaciones de los piratas suelen ser más grandes que la de los pescadores.

El equipo periodístico de este medio pudo constatar la tensión con la que se pesca en el río Guayas cuando nos comenzó a dar vuelta y a acercarse – desde una larga distancia- una embarcación de similares características a las que usan los piratas por lo que junto con los pescadores procedimos a retirarnos y ponernos a buen recaudo.

“Ese es el día a día para nosotros”, añadió Villanueva, quien además solicitó el respectivo patrullaje por el Río Guayas para poder efectuar sus pescas con total seguridad.