Huertos urbanos, una alternativa entre las familias duraneñas

0
814
Patio de una de las habitantes del cantón Durán

Debido a la crisis económica, sanitaria y social en la que vivimos, cada vez son más las personas en Durán, que toman la decisión de tener un huerto en casa, así cuenten con un espacio reducido para poder llevar a cabo está labor.

Los huertos caseros brindan acceso durante todo el año, a adquirir alimentos con un costo inferior a los que tendrían en el mercado local.

Los motivos por los cuales las familias duraneñas deciden implementar sus huertos caseros, son variados; algunas lo hacen por economía, otras por prevenir el uso de químicos y conservantes en sus alimentos, entre otros factores.

Jessenia Moreira, habitante del sector Una Sola Fuerza, comenta en una entrevista para El Ferrodiario, que, su gusto por la agricultura inició desde que era adolescente, a modo de hobbie, y cuando llegó a residir en Durán, comenzó a enfermarse debido a los químicos que tienen las legumbres que compraba. Es así que comenzó a hacer de su patio un huerto; primero comenzó con las plantas medicinales, luego con las plantas comestibles, como los vegetales y frutas, y desde ahí ha notado una mejoría, tanto en la salud, como en su economía. Además asegura que encontró en las plantas, una forma de distraerse y disminuir el estrés.

«Mis padres eran agricultores y de ahí nació mi afición por las plantas. Antes de la pandemia comencé a sembrar fréjol de palo, habas y habichuelas. En los meses de confinamiento, nos sirvió para tener algo en el estómago, cuando no había dinero en nuestros bolsillos», dice Santa Castro, quien comparte algunas similitudes con Jessenia, debido a que a ella siempre le ha gustado tener plantas en su casa.

Narcisa Mendez, quien vive en la Parroquia El Recreo, menciona que no hay mejor experiencia que sacar un fruto o vegetal de la planta a la olla. Además de la experiencia que significa ir cuidando una planta. Narcisa por afición ha preferido dedicarse al sembrío de plantas de decoración y hace poco tiempo ha comenzado a sembrar plantas medicinales como la hierbaluisa, sábila, jengibre y además de tomate y pimiento para las comidas o ensaladas. También tiene una planta de guanábana y planea expandir su huerto con más verduras y frutas.

Entre los cuidados que ellas tienen, se encuentra la revisión continua de las plagas, la compra de tierra de sembrar, el riego de las plantas, el cariño y la paciencia para, según la planta, puedan disfrutar de los frutos en aproximadamente 3 o 4 meses.