Duraneños se aventuran a emprender en tiempos de pandemia

0
1058

 

Tras el levantamiento de restricciones de movilidad, varios duraneños se arman de valor para paliar el estancamiento económico.

Son las 5 de la tarde del viernes y Néstor Vera saca sillas y mesas a la vereda. Nervios; es la inauguración de su local de comida rápida ‘Tornes Express’ y todo debe salir a la perfección. «No pude dormir tres noches, por la preocupación», comenta.

Para Vera, las restricciones de horario de funcionamiento, aunque sí tienen sus limitantes, también favorecen a la organización de los restaurantes, pues los clientes buscan hacer filas y evitar aglomeraciones por ellos mismos.

Sin embargo, reconoce que la situación económica es delicada, por lo que destaca la importancia de efectuar promociones de manera constante, para así llamar la atención de su creciente clientela.

«En esta época muchos se están quedando sin trabajo y emprender es una buena forma de generar ingresos sin depender de nadie», expresa, Lissette Bermúdez, otra duraneña que también encontró en estos tiempos, un resquicio para trabajar.

Con su cuenta en Instagram Nails.liss, Bermúdez contaba ya con una lista de clientes fijos antes de la llegada del Covid-19 al país; algo que pensó mermaría con la instauración del ‘semáforo’, sin embargo, ocurrió lo contrario y Junio se convirtió en uno de sus meses más lucrativos.

Según la emprendedora, esto podría estar relacionado a los conocidos riesgos de ir a lugares cerrados. «Las clientas temen ir a salones de belleza, donde hay más gente, y mi servicio a domicilio les resulta más seguro, además de cómodo.

Ha sido un largo camino recorrido en un periodo de apenas un par de meses; desde el susto inicial, pasando por la preocupación e incertidumbre. Así lo rememora Víctor Chávez, propietario de D’Chachet, ubicado en el sector de La Maldonado.

Chávez recuerda los días de encierro y la creciente angustia por no poder abrir su local. Informarse sobre el virus le ayudó a retomar la confianza, pese a que el movimiento apenas empezaba a normalizarse. «Fue cuestión de paciencia y de tener fe en nuestra clientela».

Ahora D’Chachet, con renovado entusiasmo, retoma el proyecto que venía planeando desde antes de la pandemia; Y pese a las restricciones lanza una sucursal, administrada por otros miembros de su familia.