¿Duraneño o Durandeño? He ahí el dilema

0
1533

Durán es un cantón lleno de historia cultura y lucha, sin embargo, existe cierta confusión entre la ciudadanía, por el uso apropiado del gentilicio para referirse sus habitantes. De ahí surge la pregunta ¿Es «durandeño» o «duraneño»?

Según la Real Academia Española (RAE), un gentilicio «denota relación con un lugar geográfico», es decir, y haciendo uso de las reglas gramaticales, que un colectivo que pertenece a un país o ciudad determinado, debe adoptar los sufijos; «ano, ino, ense, teco, iano, eño, ero, ejo, és, í, Ita, eno, iense», con el cual la población se sienta más identificada.

Para el profesor Jorge Ramírez, el término «duraneño», es el ideal para referirse a las personas nativas o ‘adoptadas’, que viven en el cantón, pues esta expresión es la que más se apega a las reglas gramaticales, pero, refiere que la RAE, tiene dos formas de aceptar las palabras: La primera es una forma académica, misma que se basa en la morfología y etimología de las palabras, y la segunda es una forma más ‘común’, que permite enriquecer las ideas y sentimientos de los habitantes de la lengua española. En este sentido, ambos vocablos pueden usarse aunque ninguna de estas formas esté registrada en el Diccionario de la Lengua Española.

Una postura diferente maneja el historiador y creador del escudo del Cantón Durán, Carlos Mosquera Onofre, quien menciona que el gentilicio correcto que debe emplearse para referirse a un habitante del cantón es «durandeño», porque es una palabra que por su historia denota la fuerza y el vigor de las personas que vivieron y viven en la ciudad.

“Los diarios de Guayaquil, por los años 80, llamaban a la gente ‘durandeño’ y era el único que se conocía en la época, con el tiempo hubo cierta discusión con el gentilicio porque éste no se apegaba a la terminación lingüística, (…) pero los gentilicios no siempre se apegan a su estructura lingüística, es el caso de las personas que viven en Río de Janeiro, y se las llama Cariocas, incluso, las personas que viven en Ecuador son llamados ecuatorianos. Si se quisiera respetar la regla gramatical tendríamos que llamarnos ‘ecuadorenses’, por tanto, durandeño representa la fuerza, historia e identidad de la gente de Durán”, argumenta Mosquera.

Una postura similar comparte el Ing. Arturo Ackinson, representante del grupo cultural Memorias del Ferrocarril, quién expresa que el uso de este gentilicio representa el sentido de pertenencia de la historia del cantón.